Usando satélites y georradares descubren pozos de agua a 120 metros de profundidad

Descubren pozos de agua a 120 metros de profundidad
Un buen enfermero debe ser capaz de dos cosas al sacar sangre: pillar avena precisa y pinchar con precisión. Buscar agua en zonas con extrema sequía requiere la misma habilidad, dice el ingeniero civil mecánico Pedro Sariego, líder del proyecto que acaba de encontrar dos pozos de agua subterránea en el sector de Valle Hermoso, en La Ligua, provincia de Petorca.

Sariego explica que el agua escurre en el subsuelo, no se estanca. Y lo hace a través de paleocanales: son verdaderas venas subterráneas que se forman en las profundidades por las fracturas históricas de rocas madres. En esas recónditas cavidades el agua se encapsula y puede ser extraida. Solo hay que saber cómo buscarla.

A fines de agosto, el agua brotó del suelo árido de La Ligua. Sariego y su equipo de la Universidad Federico Santa María pilló dos pozos de agua a 120 metros de la superficie. Ambos acuíferos están separados por 200 metros y se encuentran bajo el lecho de un río seco de la zona.

Este proyecto fue encargado en mayo pasado por el Ministerio de Obras públicas para encontrar soluciones novedosas al drama de la extrema sequía en la provincia de Petorca. El método de Sariego convenció porque promete buscar agua desde todos los frentes.

Saber buscar
El ingeniero explica que el primer paso para encontrar agua subterránea consiste en arrendar un satélite y tomar una imagen desde el espacio del territorio a explorar. Esa información se cruza con los datos topográficos del lugar y se introduce a un software especial que elabora un mapa probabilístico de paleocanales.

"Los lugares que nos interesan para buscar agua son aquellos donde se cruzan los ductos, porque al existir cruces se generan mayores fracturas de rocas y eso ayuda a encapsular el agua. Conociendo dónde pueden estar esos cruces, vamos con un georradar para hacer un especie de zoom al lugar y georreferenciarlos", precisa.

El subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, agrega: "Se ocupa una tecnología similar a los sonares de los barcos, que emiten una onda hacia el subsuelo y luego rebota donde encuentra un vacío".

Sariego cuenta que se hace una cuadrícula del terreno para recorrer cada uno de los espacios del lugar. En la caminata, agrega, se envían ondas electromagnéticas a 200 metros de profundidad, que rebotan al encontrar un vacío y entregan un escáner del subsuelo.

"Con los perfiles que entregan los georradares podemos determinar con precisión dónde están los pozos y dónde queremos perforar", ilustra el ingeniero.

"Este es un cambio radical en cómo se busca el agua", establece el subsecretario Palacios. "Es una innovación tecnológica que ha resultado tremendamente eficiente en otras partes del mundo. Fue necesario incorporarla, porque no podemos seguir aplicando las mismas recetas de pasado para los problemas del presente", agrega.

El subsecretario explica que los métodos tradicionales suelen buscar agua en los mismos lugares: "Con este método podríamos tener recursos hídricos de otros acuíferos que están debajo de los que actualmente se utilizan".

Los dos pozos encontrados en La Ligua están siendo sometidos a pruebas de bombeo para determinar la calidad del flujo de agua. El sector de Valle Hermoso necesita entre 14 y 16 litros por segundo.
Usando satélites y georradares descubren pozos de agua a 120 metros de profundidad Usando satélites y georradares descubren pozos de agua a 120 metros de profundidad Reviewed by Admin on 18:47 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.