El dilema de Quintero: Alcaldes rechazan desaladora que podría combatir la sequía

Quintero
Con la mitad de sus provincias declaradas en escasez hídrica y más de un tercio de sus comunas con decretos vigentes de catástrofe por sequía, la Región de Valparaíso podría tener la primera gran desaladora de la zona central.

La empresa Aguas Pacífico SpA pretende invertir US$ 168 millones para instalar en Puchuncaví una planta desalinizadora de agua de mar, “que permitirán abastecer de mil litros por segundo de agua para uso industrial y/o potable a terceros”, según reza su estudio de impacto ambiental.

Desde junio de 2018, el proyecto cuenta con permiso ambiental. Pero sus impulsores tramitan otro para añadirle un ducto de 100 kilómetros que permita distribuir el agua desalada al interior de la región e incluso llegar a Tiltil y Colina, en la Región Metropolitana. Además, para instalar la desaladora requiere una concesión marítima.

El CEO de Aguas Pacífico, Enrique Cruzat, destaca que el proyecto Aconcagua —como se llama— dispone de cinco estanques a lo largo de ese ducto “para interconectar a los sistemas de Agua Potable Rural (APR) que requieran agua para consumo”.

A fines de agosto, la comisión regional de borde costero aprobó una recomendación favorable para que la subsecretaría de FF.AA. otorgue tal concesión. Hubo dos votos en contra: de los alcaldes de Quintero, Mauricio Carrasco, y Puchuncaví, Eliana Olmos. Ambas comunas rodean la bahía de la que la planta extraerá el agua y en ellas emplazará sus instalaciones.

Carrasco puntualiza: “Estoy dispuesto a apoyar las movilizaciones de la gente que, en defensa del territorio, rechace la planta. La zona de sacrificio no admite una industria más”.

Para Olmos, las intoxicaciones masivas por contaminación atmosférica posteriores cambian el contexto ambiental en que la RCA fue otorgada. “Es grave la sequía que afecta a nuestra zona, pero la bahía está saturada y no podemos exponerla a alteraciones que arriesguen su biodiversidad”, dice.

En tanto, los pescadores artesanales de Quintero están inquietos por las descargas con alta concentración de sal que desecharía la planta a la bahía. Hugo Poblete, su presidente, desconfía del estudio ambiental, que consideró medidas para dispersar el agua salada. Destaca que la propia autoridad marítima, tras aprobar el permiso, evacuó un informe (elaborado por Directemar) que recomienda estudios para estimar las cantidades reales de riles (residuos industriales líquidos) que ingresan a la bahía y desarrollar una norma que proteja sus aguas. “Además, las termoeléctricas descargan agua caliente y se han detectado metales en su sedimento y mariscos. Si se altera su salinidad, la bahía terminará por morir”, plantea. Pero la empresa asegura que el proyecto requiere controlar que la calidad del agua en la bahía esté en los parámetros preestablecidos, “de ello depende su operatividad”. Añade que 15 años de desalinización de agua de mar en Antofagasta no han registrado efectos adversos en el mar.

En la vecina Quillota, comuna que también acogerá instalaciones de la planta, su alcalde Luis Mella está expectante al impacto que pueda tener en su comuna, una de las 14 declarada zona de catástrofe en la región.“Un privado busca recuperar su inversión. Esperamos que subsidios para que las APR puedan beneficiarse les dé un componente social al proyecto”, aseveró.

Autoridades buscan agilizar licitación de planta en Coquimbo

Agilizar. Con ese objetivo la intendenta de Coquimbo, Lucía Pinto; la Dirección de Obras Hidráulicas, y la Dirección General de Aguas de Obras Públicas remitieron oficios a la Dirección de Concesiones para la aprobación de los estudios que en 15 meses permitirían llamar a una licitación internacional para instalar un sistema de plantas desaladoras multipropósito en esa región. La iniciativa de la empresa CKC fue declarada “de interés público” por las autoridades.

La primera de las plantas tendrá una capacidad de 900 l/seg, ampliable a 1.200, que acumularían entre 28 a 37 millones de m{+3} al año para satisfacer necesidades agrícolas, minero-industriales e incluso de consumo humano. “Dependiendo del tipo de uso, se agregan sistemas de postratamiento al agua desalada. A modo de ejemplo, España es el mayor usuario de agua desalada para la agricultura”, indicó José Antonio Ramírez, gerente general de CKC.

En cuanto al consumo humano, la sanitaria Aguas del Valle anunció su interés por contar con una de estas plantas. “Con este sistema se asegura abastecer a la compañía sanitaria de la región, incluso el agua potable rural, podríamos llenar embalses o mantener reservorios si fuese necesario”, afirmó Ramírez.

La iniciativa, que fue presentada en agosto de 2014, implica una inversión de US$ 167 millones y tardaría dos años en concretarse.
El dilema de Quintero: Alcaldes rechazan desaladora que podría combatir la sequía El dilema de Quintero: Alcaldes rechazan desaladora que podría combatir la sequía Reviewed by Admin on 09:31 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.